Estabamos los cuatro  ahí reunidos, después de un tiempo. Solo platicamos de cuando eramos un grupo de  estudiantes que entrenaban fútbol y tenían que ser alumnos por la mañana y maestros por la tarde. Las salidas, los problemas, las fiestas, el camión y todo lo que en el dos mil y algo vivíamos.

Cuando terminamos cada quien se fue n su automóvil y no los 4 en el mismo camión.

Acerca de El largo camino hacia la verdad

Hombre en busca de la verdad
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s